la morada del diablo

Publicado por sati en

La morada del diablo

Demonios, brujas y otros seres capaces de quitar el sueño y que, por arte de lucifer, se habían apropiado de lugares incógnitos que para siempre y, para desgracia de muchos, quedarían marcados con el sobrenombre de malditos.

monte-serantes

Monte serantes, el lugar donde se creía que estaba la morada del diabo.

Bizkaia también da cabida a lo inexplicable, leyendas llenas de sombras, misterios, voces lastimeras y tenebrosidad tuvieron su lugar en las lúgubres conversaciones de la gente de algunos pueblos, las cuales se dieron cita para amedrentar y desvelar las noches de muchos bizkainos. Los fantasmas, seres que habían decidido quedarse entre los vivos, también se apropiaron de los miedos populares y los mas escépticos como siempre afirman que dentro de todo esto tiene que haber una explicación lógica. ¿Siempre?

Una de estas historias tuvo lugar en Güeñes, en el Palacio de los Amézaga. Se dice que mucho antes de la construcción del inacabado palacio, existía una antigua casa de propiedad del Señor de Amézaga, un buen día el mencionado Amézaga que andaba por la Corte, invitó al rey Felipe V, a hacer una visita en su palacio. El rey no tardó en rechazar la invitación alegando que no existia lugar en Güeñes apropiado para alojarse un rey. Amézaga, dolido, no tardó en comenzar la recontrucción de su palacio para ser digna de un rey. Por desgracia, poco tiempo después encontró la muerte en Flandes, por lo que se paró el proyecto. Dicen que en su testamento dejó indicado que bajo ningún concepto se acabase con la reconstrucción ni que se venda el palacio. ¿Esta es la razón de porqué existe cierto palacio sin acabar?

Son tantas las historias, relatos, fantasías y diferentes todas entre ellas sobre el mismo caso, que es imposible de descifrar cual es la verdad. Quizá aun quede alguien que diga que se oyen gritos, gemidos y pasos en el palacio durante las frías y oscuras noches invernales.

Se dice que en Güeñes y sobre todo en Zalla, son zonas llenas de tradiciones supersticiosas, sucedidos de brujas y demás leyendas escalofriantes. Verdad o mentira, lo cierto es que se elaboran historias para poder explicar lo inexplicable. Los fantasmas ayudan a entender, aunque sea a través de estremecimientos, lo que no se conoce y así nacen esos fábulas que a todos nos gusta escuchar porque, de algun modo, nos gusta pasar miedo.

[ad#adsense-1]

No se han encontrado entradas similares.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *